El Vocero
Septiembre 26, 2005

Fiscalía encamina pesquisa criminal

Por: Jackeline Del Toro Cordero
Redactora EL VOCERO

HORMIGUEROS "Estamos investigando la muerte violenta de Filiberto Ojeda Ríos", sentenció anoche el fiscal a cargo de la pesquisa que inició el pasado sábado en la residencia que ocupó por ocho años el líder de Los Macheteros, Filiberto Ojeda Ríos, en el sector Plan Bonito, del barrio Jagüitas, en Hormigueros, y donde murió el pasado viernes, luego de ser interceptado por agentes federales.

Pasadas las siete de la noche de ayer, la Fiscalía de Mayagüez, el Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC), Ciencias Forenses y las autoridades federales dieron conclusión a un día de trabajo, en el que trazaron ruta del centenar de balas que surgieron del intercambio entre agentes y Ojeda Ríos. Además, recopilaron otra evidencia, pero no conducente a arrestar más macheteros, aclaró el fiscal, José Frank Nazario. "No estamos buscando cómplices ni hacer lista" de Macheteros, sostuvo el representante del Departamento de Justicia.

Aunque declinó ofrecer detalles de la evidencia que han recuperado, el licenciado Nazario indicó que se trata de "evidencia física" y que "es una escena bien compleja por ser amplia", ya que "incluye toda la casa y sus alrededores". Allí trabajan expertos de Fiscalía y Ciencias Forenses, explicó el fiscal, quien mencionó que se recogieron casquillos de diferentes armas. Una vez se concluya la recopilación de evidencia, la misma será examinada por CF, con el fin de llegar a conclusiones sobre lo ocurrido allí el Día del Grito de Lares.

Nazario no contestó si encontraron explosivos en la estructura. Tampoco dijo la forma en el que fue encontrado el cuerpo sin vida de Ojeda Ríos, pero una fuente de entero crédito informó que al momento de recibir el disparo mortal se encontraba de cuclillas al lado de una ventana y el tiro fue disparado desde una loma, que pudo haber sido la carretera que pasa al lado de la residencia, camino a otros hogares que hay más arriba, ya que al otro lado de la casa hay maleza y árboles.

El agente que resultó herido recibió un disparo que le perforó el hígado, por lo que se encuentra en condición delicada. Según la fuente de EL VOCERO, el agente federal fue herido luego de ser atacado por un perro de la raza pitbull que defendía la residencia. Alegadamente un disparo del arma de su dueño, que lo alcanzó en la cabeza, fue lo que le causó la muerte.

Aunque ayer se permitió el acceso hasta el portón de la casa, la prensa tendrá acceso al interior de la misma "una vez sea entregada a su dueño", señaló Nazario. Según mencionaron vecinos, Ojeda y su esposa fueron quienes construyeron la residencia.

La investigación se reiniciará hoy, temprano, anticipó el fiscal.