Entrevista al caricaturista (cartoonist ) Alfredo Pong



Desde 1959, con la llegada del comunismo en Cuba uno de los primeros
afectados fue el humor, en cualquiera de sus formas, las dictaduras no
soportan las burlas y el ridiculo.

En 1993 llegó a Miami, el caricaturista Alfredo Pong, llevaba más de  30
años tratando de escapar de la dictadura, a los pocos meses comenzó a
hacer caricaturas políticas en contra del regimen de  Fidel Castro, hoy
pasados más de 15 años de su salida del país le contactamos para que nos
cuente sobre su vida y su obra.

Denio Casals ( D.C)- ¿ Cúando empezó a dibujar ?

-Alfredo Pong ( A.P) Creo que empecé a dibujar antes de aprender a
hablar, no recuerdo el momento en que lo hice, pero me es imposible
pensar en mi niñez y no verme dibujando sobre cualquier papel sobre el
piso, usando lápices, o crayolas. Más tarde a los 8 años fuí el primer
niño en ganar un concurso convocado por una famosa marca de gouache o
tempera para pintar con los dedos sin pincel, paradójicamente dibuje al
entonces héroe nacional Fidel Castro, el premio fue una caja de 24 potes
de tempera, es algo gracioso que la primera vez que la prensa habló de
mí, fue por ese premio y nada más y nada menos que con el retrato del
tirano que aún era joven y no se había proclamado dictador y comunista.

-(D.C) - ¿ Ha recibido clases de dibujo o pintura de forma académica?

-( A.P ) No, de forma artística, soy graduado de dibujo
arquitectónico, y más tarde terminé la carrera de Arquitectura en 1977,
salvo un curso de Dibujos Animados en 1968, por aquel entonces,fui
seleccionado junto a otros 18 de entre más de 2000 aspirantes, por el
ICRT, el organismo rector de la televisión nacional cubana, entre otros
tuve un profesor llamado Harry Read, que había trabajado en los estudios
de Walt Disney, y que fue a Cuba para formar el primer grupo de
dibujantes animadores, junto al ICAIC ( Instituto Cubano de las Artes y
la industria Cinematográfica ). El problema es que no pude terminar el
curso porque era el más joven del grupo ( 17 años ) y al no tener edad
laboral me propusieron ingresar en el servicio militar obligatorio ( SMO
) mientras pasaba el curso de animación, por lo que deje el grupo y me
inicie como becario del gobierno para eludir el SMO, es por ello que
termine haciéndome dibujante técnico arquitectónico, cosa bastante
alejada de mi vocación.

-( D.C )- ¿Y su carrera como caricaturista cómo y dónde empezó?

-( A.P ) Fue en 1993 en los EE.UU., nunca antes lo hice de forma
publica, salvo algunas cosas que solo compartía en Cuba con mis amigos
en un circulo bastante pequeño y cerrado. Estando en Vancouver, Canadá (
1991-93 ), hice mis primeros dibujos de significación política, más
tarde al llegar a Miami, fui contratado por el diario El Nuevo Herald,
en 1994 donde estuve publicando hasta el 1997, un año más tarde me
incorporé al sitio del Internet www.lanuevacuba.com donde estuve
realizando la crónica de los últimos años hasta mediados del 2006,
cuando deje de hacerlo por razones personales, hoy en día me publican en
diferentes sitios de la Web en países como:  EE.UU., Puerto Rico,
Brasil, España, Suecia y Venezuela.

-( D.C ) - ¿ Como definiría UD, su obra?

-( A.P ) Yo diría que mi obra ha sido en estos últimos años un reflejo
del sentir y la frustración del pueblo cubano libre, no importa donde se
encuentre, me he trazado la meta de hacer la crónica de los últimos años
de la más larga, sutíl  y cruel dictadura en el continente americano.
Cada dibujo contiene mucha información, tanto en las imágenes como en el
texto donde trato de ser lo más conciso posible, también en los
elementos que empleo, algunos como los personajes de Liborio y los
ratones Toco y Kiko que son la fuerza viva de la conciencia criolla, a
la que no se le escapa ningún detalle, maniobra o trampa que cada día
somete el Castrismo al pueblo cubano, utilizo refranes, dicharachos y
frases propias del choteo popular. Yo solo soy un traductor de ese
sentir, si me tuviese que definir a mi mismo, lo haría diciendo que uso
el instrumento más válido contra la dictadura:
Soy el emisor de una trompetilla gráfica desde el exilio.