Granma Diario
Julio 24, 2002

Dirección del Congreso peruano impide acto contra Cuba

                    Una reunión urgente de la directiva de cuerpo legislativo, convocada
                    por el líder parlamentario Javier Diez Canseco, acordó prohibir a
                    connotados elementos vinculados al terrorismo contra la isla utilizar
                    los recintos legislativos de ese país para sus maniobras

                    Lima, 24 de julio (PL). La directiva del Congreso peruano impidió
                    que un grupo de contrarrevolucionarios utilizara el recinto legislativo
                    para atacar a Cuba en víspera del Día de la Rebeldía Nacional en la
                    Isla caribeña.

                    Una reunión de urgencia de la directiva de cuerpo legislativo,
                    convocada por el líder parlamentario Javier Diez Canseco, acordó
                    evitar la realización de un llamado Foro Internacional por la
                    Democracia, auspiciado por la diputada Susana Higuchi.

                    Diez Canseco explicó al resto de los miembros de la presidencia
                    del Parlamento la calaña de los organizadores de origen cubano del
                    frustrado encuentro y la negativa a prestar el escenario legislativo
                    para la maniobra.

                    Cuatro integrantes de la denominada Unidad Cubana se
                    encontraban dentro del hemiciclo Raúl Porras Barrenechea donde
                    pretendían efectuar el Foro, cuando el ex diputado Gustavo
                    Espinosa los conminó a abandonarlo.

                    El también ex líder sindical recriminó la presencia de estos,
                    precisamente en la sala que lleva el nombre de un canciller peruano
                    caracterizado por defender al país antillano.

                    Simpatizantes de la Revolución Cubana, entre los cuales
                    destacaban familiares de estudiantes peruanos en la Isla,
                    miembros de la Casa de la Amistad, sindicalistas, estudiantes y
                    representantes de otros sectores sociales, se congregaron frente al
                    recinto para respaldar la actitud de la directiva del Congreso.

                    Entre quienes pretendían usar de la palabra figuraron René Cruz,
                    Raymond (José Ramón) Molina, Jesús Permuy y Armando Pérez
                    Roura, con historiales en la extrema derecha vinculada a Luis
                    Posada Carriles, terrorista de origen cubano preso en Panamá por
                    organizar un atentado contra el Presidente Fidel Castro.

                    Cruz fue detenido en Cuba en octubre de 1962 por colaborar con
                    bandas contrarrevolucionarias; fue miembro de grupos juveniles
                    partidarios del ex dictador Fulgencio Batista (1952-59) y
                    colaborador del régimen del dictador nicaragüense Anastasio
                    Somoza.

                    Asimismo, Diez Canseco recordó que Permuy mantiene estrechos
                    contactos con las organizaciones terroristas en Miami y en el año
                    2001 visitó esta capital para promover el voto contrario a La Habana
                    en la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en
                    Ginebra, Suiza.

                    Pérez Roura, es el principal dirigente de Unidad Cubana integrado
                    por varias agrupaciones responsables de atentados contra la Isla,
                    además de sus conocidos nexos con Posada Carriles y Orlando
                    Bosch, autores del sabotaje aun avión de Cubana de Aviación en
                    1976, donde murieron 73 personas.