La Republica (Peru)
viernes 5 de noviembre de 2004

Cabecilla Abimael y cúpula de SL hoy ante la justicia

 
GENOCIDA RINDE CUENTAS Guzmán y sus cómplices recibirían pena de cadena perpetua

Presidente de Sala Antiterrorista y ex comisionado de la CVR piden que para que se conozca la verdad se derogue la norma que restringe la presencia de la prensa en el juicio.

César Romero.

A 24 años del inicio de su sangrienta lucha armada y a 12 años de su captura, Abimael Guzmán, el cabecilla de Sendero Luminoso, comparecerá hoy ante un tribunal de justicia para responder por sus crímenes contra el país.

Guzmán fue procesado anteriormente de manera reservada por un tribunal militar, que lo condenó a cadena perpetua, a pocos días de su captura, el 12 de setiembre de 1992.

Sin embargo, dicho fallo fue anulado el 2002 por el Tribunal Constitucional, al considerarse que ese juicio no cumplió con el debido proceso, por lo que todo debió comenzar de nuevo.

Desde el 2002 se abrieron 10 procesos contra Guzmán y la cúpula de Sendero Luminoso. Los nueve primeros casos fueron acumulados en un megaproceso, pero el cabecilla senderista impugnó esa decisión, lo que está pendiente de resolverse en la Corte Suprema.

Por esta razón los jueces debieron llevarlo a juicio inicialmente sólo por el caso de la Academia César Vallejo, que operó como centro de financiamiento del senderimo y captación de militantes terroristas.

No escogen los casos

Sobre el presente juicio, el presidente de la Sala Penal Nacional, Pablo Talavera, explicó que los jueces no escogen los casos que deben llevarse a juicio, sino que estos se deciden por el estado en que se encuentran.

"El proceso de la academia César Vallejo es el que está listo para ir a juicio, nosotros no podemos poner los expedientes como una baraja de naipes para ver cuál es el más conveniente", explicó.

Talavera anotó que el juicio se desarrollará garantizando el debido proceso a todas las partes involucradas, es decir, la defensa de los acusados, del Estado, de las víctimas y la participación de la fiscalía, como encargada de presentar las pruebas de cargo.

En este juicio, junto al genocida Abimael Guzmán se sentarán en las sillas de los acusados sus cómplices del Comité Central de SL, Víctor Zavala Cataño, Angélica Salas de la Cruz, Óscar Ramírez Durand, Elena Iparraguirre, Martha Huatay Ruiz y Margie Clavo Peralta.

Igualmente, los directivos y profesores de la academia preuniversitaria César Vallejo Antonio Vargas, Luis Manrique, Luis Aguirre, entre otros.

Recursos dilatorios

A pocas horas de iniciarse el juicio, los acusados siguieron presentando recursos para dilatar el juzgamiento. Por ejemplo, Víctor Zavala Cataño, uno de los integrantes del Comité Central de SL, planteó que el juicio se realice en el penal Miguel Castro Castro y no en la Base Naval del Callao.

Antes, Martha Huatay solicitó ejercer su propia defensa y la de Margie Clavo Peralta, para lo cual solicitó tiempo para revisar el expediente y preparar su defensa.

En tanto, Abimael Guzmán habría comunicado a la Sala que saldrá de su celda para acudir al juicio y que probablemente pida asumir su defensa directamente pues él es abogado.

La procuraduría presentó un escrito pidiendo que Guzmán y sus cómplices paguen S/. 50 millones por concepto de reparación civil.

Piden derogar norma

Sobre la publicidad del juicio, los ex comisionados Salomón Lerner y Enrique Bernales así como el vocal Pablo Talavera solicitaron al Congreso derogar la norma que restringe la presencia de la prensa en las audiencias públicas.

Dicha norma impide que se tomen fotografías o se transmitan las incidencias del juicio en televisión. Lerner y Bernales señalaron que el juicio debe ser lo más público posible para que todo el país conozca el genio criminal de Abimael.

Talavera indicó que la Sala permitirá la mayor publicidad del juicio, pero que tendrán que cumplir con la ley, expedida el 2002, salvo que el Congreso la derogue en el más breve plazo.

Respaldan a juez Terrel Crispín

1. El pleno de los magistrados de la Sala Penal Nacional, a cargo de los juicios por terrorismo y violación de derechos humanos, respaldó al presidente del tribunal encargado de juzgar a Abimael Guzmán, vocal superior Dante Terrel Crispín.

2. "Terrel es un magistrado titular desde hace más de 10 años, cuyo ocasional ejercicio profesional de abogado de dos procesados por terrorismo antes de ser juez, en unas pocas diligencias de instrucción, está siendo utilizado para mellar su imagen de imparcialidad", indicaron los jueces antiterroristas.

3. La referida Sala Penal subrayó que ese hecho no es causal de impedimento ni un acto reñido con la ética que ponga en riesgo la transparencia del juicio a Guzmán.

4. "Esa información que cuestiona a Terrel sólo favorece a quienes consideran que no se puede juzgar a Abimael Guzmán en democracia y que los juicios que se realizaron en el pasado en el fuero militar no debieron anularse", subrayó el presidente de la Sala Penal Nacional, Pablo Talavera.