Granma Diario
28 de enero de 2001

Información del MINREX

                     A continuación publicamos la información del Ministerio de
                     Relaciones Exteriores sobre las razones del arresto de los
                     ciudadanos checos Ivan Pilip y Jan Bubenik, y los amplios
                     antecedentes conspirativos e injerencistas del gobierno y los
                     representantes diplomáticos de la República Checa en Cuba, que
                     explican el vínculo estrecho y directo de esa política y el incidente
                     ocurrido.

                     El Gobierno de la República Checa, como continuación de la
                     campaña desatada para poner en duda la denuncia de Cuba, ha
                     seguido manteniendo que las acusaciones formuladas contra dos
                     ciudadanos checos sorprendidos mientras promovían la subversión
                     interna en nuestro país son falsas.

                     Por desconocimiento, por prejuicios o por mala intención,
                     representantes de otros países se han hecho eco de las falsedades
                     vertidas y han dado criterios a priori que, por su contenido y
                     naturaleza, son lesivos para el pueblo y Gobierno de la República
                     de Cuba.

                     ¿Cuál es la realidad?

                     El 12 de enero de este año, las autoridades de Inmigración y
                     Extranjería de la provincia de Ciego de Ávila, en la República de
                     Cuba, procedieron a detener a los ciudadanos checos Ivan Pilip y
                     Jan Bubenik, quienes violando su status de turistas y cumpliendo
                     indicaciones de la organización contrarrevolucionaria asentada en
                     los Estados Unidos, Freedom House, mantuvieron reuniones de
                     carácter conspirativo con integrantes de pequeños grupos
                     subversivos residentes en esa provincia.

                     El involucramiento de la organización Freedom House en el más
                     reciente programa Cuba creado por el Gobierno de los Estados
                     Unidos para desestabilizar a nuestra Revolución mediante la
                     promoción de la subversión interna, bajo la sección 109 de la Ley
                     Helms-Burton aprobada en 1996, comenzó en 1997 con el proyecto
                     "Transición" que recibió un generoso financiamiento de la Agencia
                     para el Desarrollo internacional de los EE.UU. por un valor de 500
                     mil dólares, seguido por otro ascendente a 275 mil dólares en 1999,
                     que fue doblado en el año 2000 a 550 mil dólares. El primer
                     programa dio lugar al surgimiento de un centro anticubano
                     denominado "Centro para una Cuba Libre" que, presidido por el
                     agente de la CIA y ex Director del Proyecto Cuba de Freedom
                     House, Frank Calzón, ha recibido ya más de un millón de dólares
                     de la Agencia para la Ayuda Internacional de los Estados Unidos
                     (USAID) con iguales propósitos.

                     El actual programa de Freedom House tiene entre sus áreas
                     fundamentales de trabajo localizar y reclutar, para luego enviar a
                     Cuba, con fines desestabilizadores y subversivos, a políticos,
                     periodistas y activistas comunitarios de Europa Centro-Este con
                     experiencia en las llamadas "transiciones democráticas", forma en
                     que califican el derrocamiento del régimen revolucionario.

                     La USAID reconoció públicamente en junio del 2000 que Freedom
                     House organizó la visita a Cuba de 4 periodistas, 4 parlamentarios,
                     2 economistas y un académico de Europa del Este, todos los
                     cuales fueron financiados y entrenados con fondos del Gobierno de
                     los Estados Unidos con fines subversivos, exactamente igual que lo
                     que acaban de hacer con Ivan Pilip y Jan Bubenik como hemos
                     podido comprobar.

                     Ivan Pilip fue Ministro de Finanzas en su país y en la actualidad es
                     Diputado al Parlamento checo. Por su parte, Jan Bubenik es
                     miembro de la denominada "Fundación Prodemocrática Checa" y
                     fue uno de los dirigentes del movimiento antisocialista en
                     Checoslovaquia.

                     Ambos arribaron a Cuba el 8 de enero del año 2001 a través del
                     Aeropuerto Internacional "José Martí" en el vuelo CBE-7538
                     procedente de Cancún, México, luego de una estancia de dos días
                     en los Estados Unidos.

                     Como resultado del proceso investigativo, se ha establecido que
                     Ivan Pilip mantiene vínculos con funcionarios de la organización
                     Freedom House, entre ellos con Robert (Bob) Pontichera, Director
                     de Programas de esa institución, quien le propuso sufragarle un
                     viaje a Cuba en compañía de un amigo, con la finalidad de
                     contactar y hacer llegar a varias personas comprometidas los
                     medios necesarios para cumplimentar el programa de actividades
                     subversivas del gobierno de Estados Unidos.

                     Se precisó que Pilip y Bubenik arribaron a Nueva York en los
                     primeros días de enero, entrevistándose el día 6 de este mes,
                     durante una cena, con Robert Pontichera, quien les comunicó que
                     las personas con las que se encontrarían en Cuba eran opositores
                     del gobierno cubano, y que con ellos debían conversar y obtener
                     información sobre la situación política, económica y social de Cuba.
                     Pontichera les entregó un listado con los nombres y direcciones de
                     esas personas y 1 400 dólares para gastos de hospedaje, renta de
                     auto y comidas, que debían justificar con los comprobantes de
                     pago.

                     El representante de Freedom House abasteció a los dos
                     ciudadanos checos de una microcomputadora portátil con varios
                     aditamentos, disquetes y discos compactos, con el fin de que se
                     los entregaran a las personas con quienes se entrevistarían en
                     nuestro país.

                     Les orientó también que al regreso de Cuba debían contactar
                     nuevamente en los Estados Unidos al representante de la Freedom
                     House para conocer el resultado de la visita y las informaciones
                     recogidas, por lo que el itinerario de regreso que seguirían era La
                     Habana-Cancún-Miami-Washington, donde permanecerían varios
                     días.

                     Les indicó igualmente que los nombres de las personas a contactar
                     en Cuba deberían ser registrados en la agenda electrónica con una
                     clave privada para evitar que las autoridades hallaran tal
                     información en el caso de ser detenidos.

                     En las investigaciones realizadas sobre la estancia en Cuba de
                     estos ciudadanos checos, se ha precisado que al arribar a nuestro
                     país rentaron el auto de turismo placa T-005267 en el que viajaron a
                     las provincias de Matanzas, Cienfuegos y Sancti Spíritus, cual
                     simples turistas que recorrían el oeste del país, y continuaron el 11
                     de enero hacia la provincia de Ciego de Ávila, primer punto de
                     contacto según la lista de personas que les entregaron en Estados
                     Unidos, residentes en la región central y oriental del país.

                     En dicha provincia visitaron a dos conocidos contrarrevolucionarios,
                     con quienes abordaron los asuntos indicados por Robert
                     Pontichera e intentaron la búsqueda de información para trasladar a
                     Freedom House. La lista de nombres y direcciones fue protegida
                     por medios electrónicos.

                     Las acciones encomendadas a los señores Pilip y Bubenik no son
                     nuevas para nuestro país. Constituyen una muestra más del
                     cúmulo de actividades injerencistas y desestabilizadoras que ha
                     llevado a cabo la República Checa contra el proceso revolucionario
                     cubano.

                     Durante más de 10 años se han seguido de cerca
                     sistemáticamente las actividades subversivas realizadas por la
                     representación diplomática Checa en Cuba, siguiendo
                     instrucciones de órganos de inteligencia y otras instituciones
                     norteamericanas a través de la Sección de Intereses de Estados
                     Unidos en La Habana.

                     Esta conspiración comenzó en 1989. En 1987 se había
                     desarticulado una extensa red de espionaje, dirigida por
                     funcionarios acreditados ante la mencionada Sección de Intereses
                     de Estados Unidos en Cuba. Mientras se reestructuraban sus
                     fuerzas, medios y métodos, apelaron a los representantes
                     diplomáticos de otros países acreditados en Cuba, y es
                     precisamente en ese momento cuando la Embajada de la entonces
                     Checoslovaquia se convierte en un instrumento de la Oficina de
                     Intereses norteamericana y en su principal centro de subversión.
                     Unido a esto, el Gobierno de Estados Unidos le asignó al Gobierno
                     checo la tarea de coauspiciar por primera vez, el 3 de marzo de
                     1990, el infame proyecto de condena a Cuba en la Comisión de
                     Derechos Humanos en Ginebra, lo que obtuvo en reñida votación
                     mediante el apoyo unánime de sus aliados de la OTAN.

                     A partir de entonces, el Gobierno de la República Checa ha
                     mantenido una posición abiertamente hostil hacia Cuba, que
                     soportaba heroicamente un bloqueo genocida y, perdidos sus
                     mercados y fuentes de suministros tradicionales, sin apoyo alguno
                     del exterior, sufría un durísimo y prolongado período especial. Eran
                     los tiempos de la creencia generalizada de que nuestra Patria no
                     sería capaz de soportar semejante prueba. Durante todos esos
                     años, el Gobierno Checo extremó su confabulación con Estados
                     Unidos y su apoyo a la política agresiva contra Cuba, lo cual se hizo
                     patente con su incondicional respaldo a las sucesivas
                     Administraciones norteamericanas, en esa hostil dirección. La
                     República Checa alcanzó el triste honor de ser el primer país ex
                     socialista que siguió tal línea traicionera en su política exterior.

                     Ese mismo año 1990, entre marzo y diciembre, se registraron
                     numerosos hechos provocadores con la participación de
                     funcionarios checos en Cuba, entre ellos el patrocinio y asistencia
                     material a grupos contrarrevolucionarios en el país, el
                     abastecimiento técnico-financiero, soporte político, y proselitismo
                     activo entre sectores intelectuales y académicos.

                     En contubernio con diplomáticos estadounidenses, funcionarios
                     checos propiciaron la penetración ilegal de un grupo
                     contrarrevolucionario en la Embajada checa, promovida y
                     preparada desde el interior de dicha instalación, lo cual provocó la
                     ocurrencia de hechos ilegales similares en otras sedes
                     diplomáticas.

                     A finales de diciembre de ese mismo año 1990, evidentemente
                     coordinado con Estados Unidos, el Gobierno de la que todavía era
                     Checoslovaquia decide interrumpir la representación de los
                     intereses de Cuba en Washington, función que venía llevando a
                     cabo durante 29 años, desde el 3 de enero de 1961, cuando
                     Estados Unidos rompió relaciones con Cuba como un preludio de
                     lo que sería la invasión mercenaria de Playa Girón tres meses
                     después, el 17 de abril de ese año.

                     Debemos recordar como hecho arbitrario y brutal que una de las
                     primeras medidas adoptadas por el Gobierno postsocialista de
                     Praga fue denunciar unilateralmente los acuerdos firmados por
                     Cuba con la otrora República Socialista de Checoslovaquia, con lo
                     que se sumó al bloqueo yanqui contra Cuba, mientras clausuraba
                     la Casa de la Cultura Checa en La Habana y organizaba en la
                     propia capital de Checoslovaquia un seminario anticubano con la
                     participación de personas vinculadas a la llamada "disidencia
                     checa", tales como Pavel Bratinska, el propio Presidente Havel y
                     otros, que acogieron calurosamente a los contrarrevolucionarios
                     Más Canosa, jefe de una organización mafiosa y terrorista creada
                     por Estados Unidos, Carlos Alberto Montaner y otros personajes de
                     la misma calaña.

                     Posteriormente, a lo largo del año 1991 se apreció un desarrollo
                     acelerado en las actividades de apoyo a la contrarrevolución interna
                     por parte de funcionarios checos. Se produjeron nuevas
                     provocaciones organizadas desde dentro de la Embajada, y en
                     1992 comenzó a llegar al país un equipo de funcionarios checos
                     para hacerse cargo, de forma organizada y sistemática, de la
                     subversión en Cuba.

                     Así vemos cómo fue evolucionando la acción subversiva en 1989,
                     1990 y 1991, y de acuerdo con informaciones acumuladas durante
                     años sobre estos funcionarios se demuestra la intensa actividad
                     desatada desde dicha sede diplomática contra Cuba al servicio del
                     Gobierno de los Estados Unidos. Se ha comprobado
                     adicionalmente hasta la saciedad la utilización que también la mafia
                     anticubana en Miami, particularmente la Fundación Nacional
                     Cubano-Americana, organizadora de numerosos planes de
                     asesinato del jefe del Estado y Gobierno de Cuba, y la mencionada
                     Freedom House, hicieron de las posibilidades que para sus
                     acciones les fueron brindadas por la embajada checa en Cuba.

                     La realización de actos ilegales, definidamente subversivos y
                     contrarrevolucionarios, por un grupo de funcionarios diplomáticos
                     checos radicados en nuestro país en los últimos años ha sido
                     totalmente comprobada.

                     El más señalado funcionario de esa sede fue Petr Mikyska, que
                     arribó a nuestro país el 7 de agosto de 1992. Permaneció en Cuba
                     durante cuatro años y dos meses. Al arribar a nuestro país, ocupó
                     el cargo de Tercer Secretario encargado de los Asuntos
                     Consulares de la entonces Embajada de Checoslovaquia,
                     constituyendo esta su primera misión diplomática.

                     En enero de 1993, como consecuencia de la división de la antigua
                     Checoslovaquia, es designado entonces, de forma interina,
                     Encargado de Negocios de la representación en Cuba de la
                     República Checa.

                     A los pocos meses de su estancia en nuestro país, comenzó a
                     vincularse de forma progresiva con diferentes cabecillas
                     contrarrevolucionarios, convirtiéndose en uno de los diplomáticos
                     más activos en la atención a estos elementos, a quienes
                     sistemáticamente brindó apoyo político y material para la
                     realización de sus actividades.

                     Durante su estancia en Cuba evidenció también estrechos vínculos
                     con funcionarios de la Sección de Intereses norteamericana, en
                     función precisamente del apoyo a estos elementos
                     contrarrevolucionarios. Particularmente estrecha fue la cooperación
                     apreciada entre el señor Mikyska y el entonces Segundo Secretario
                     de la Sección de Intereses norteamericanos, Christopher Sibilla,
                     muy vinculado también a la acción de tales grupos y, con
                     posterioridad, con la sucesora de este diplomático norteamericano,
                     la Segunda Secretaria Robin Dianne Meyer.

                     Esta diplomática fue ampliamente conocida por su labor de
                     instigación abierta a la actividad subversiva de los grupos, acciones
                     ilegales que desarrolló hasta 1996, año en que le es denegada la
                     prórroga de su visa en el país debido a su conducta.

                     La labor de dichos diplomáticos y sus estrechos vínculos con
                     Mikyska eran parte de la estrategia dirigida a subvencionar
                     económicamente las actividades contrarrevolucionarias de sus
                     aliados internos.

                     Una de las tareas de Mikyska en Cuba era recibir, casi diariamente
                     en la sede diplomática y en su residencia, a integrantes de los
                     diminutos grupos contrarrevolucionarios, a los cuales brindó ayuda
                     de todo tipo, participando en numerosas reuniones y otras
                     actividades convocadas por estas personas, promoviendo, incluso,
                     la realización de reuniones de los mismos en la propia
                     representación diplomática, incitando así a realizar acciones
                     contrarias al orden interno.

                     El 16 de octubre de 1993, Petr Mikyska estuvo presente en una
                     reunión conspirativa en San Antonio de los Baños, provincia de La
                     Habana, para la conformación de un grupo contrarrevolucionario.

                     La sede diplomática checa se convirtió a partir de esta etapa,
                     además, en un punto de concentración de denuncias calumniosas
                     contra Cuba que fluían a través de los medios de comunicación de
                     esa sede diplomática a las emisoras subversivas en territorio
                     norteamericano, o pasaban a engrosar el expediente de falsedades
                     anticubanas creado por Estados Unidos en la Comisión de
                     Derechos Humanos de Ginebra.

                     Está probado que este diplomático checo realizó más de 20 viajes
                     a Miami para contactar con cabecillas de las organizaciones
                     contrarrevolucionarias allí radicadas.

                     El 15 de abril de 1993, durante un viaje a Miami, fue reclutado por
                     José Francisco Hernández Calvo, Presidente de la Junta Directiva
                     de la Fundación Nacional Cubano-Americana. Este individuo,
                     connotado terrorista, miembro fundador de esa organización e
                     integrante de su grupo paramilitar, ha estado estrechamente
                     vinculado a planes de asesinato del Presidente Fidel Castro,
                     incluidas las acciones a tal fin de los cuatro conocidos terroristas
                     actualmente detenidos en Panamá desde mediados de noviembre
                     del año 2000, y cuya extradición Cuba ha solicitado.

                     Es preciso recordar el involucramiento de José Francisco
                     Hernández en otro plan de atentado contra el Presidente Fidel
                     Castro por un comando contrarrevolucionario residente en Estados
                     Unidos, detenido cuando se dirigía a la isla Margarita, en Venezuela,
                     donde tendría lugar la VII Cumbre Iberoamericana en el año 1997, al
                     cual se le ocupó junto a otra arma similar un fusil de asalto
                     semiautomático calibre 50, con mira telescópica y rayos infrarrojos,
                     registrado como propiedad de este connotado terrorista y dirigente
                     de la Fundación Nacional Cubano-Americana. A pesar de esto, ni
                     siquiera fue incluido en el proceso iniciado contra el comando
                     asesino, que fue finalmente absuelto en un juicio amañado por un
                     juez y un jurado venales y corruptos.

                     A partir de ese año, y cumpliendo instrucciones de dicha
                     "Fundación", el mencionado diplomático checo realizó en múltiples
                     ocasiones actividades de abastecimiento y enlace entre cabecillas
                     de esa organización en Miami y elementos subversivos residentes
                     en el país, convirtiéndose sencillamente en un mercenario a sueldo
                     de la mafia terrorista radicada en Estados Unidos.

                     Mikyska, amparado en su inmunidad diplomática, introdujo en el
                     país, reiteradamente y de forma ilegal, propaganda escrita
                     confeccionada en el exterior por esas organizaciones
                     contrarrevolucionarias. Suministró a grupúsculos internos otros
                     recursos como grabadoras, medios de comunicación y abundante
                     dinero en efectivo.

                     Igualmente obtuvo y trasladó informaciones sensibles de nuestro
                     país a cabecillas de esa Fundación, lo que constituyó de hecho una
                     deliberada acción de espionaje, en franca contradicción con sus
                     funciones diplomáticas. Participando en estas actividades de
                     subversión contra Cuba, utilizó también medios de comunicación
                     de su Misión diplomática para contactar con los cabecillas
                     contrarrevolucionarios en Miami.

                     El 12 de febrero de 1994, Mikyska suministró en la zona de Mi
                     Cayito Ślugar ubicado en la playa de Santa María del Mar, Habana
                     del EsteŚ a elementos contrarrevolucionarios internos vinculados
                     a la Fundación Nacional Cubano-Americana miles de ejemplares de
                     propaganda subversiva, pegatinas con el emblema de esa
                     organización y del supuesto Movimiento por la Democracia y la
                     Libertad, enviados directamente y entregados a Mikyska por el
                     terrorista Luis Zúñiga Rey, también uno de los jefes de dicha
                     Fundación, que radica y opera en territorio norteamericano. Ello
                     constituyó una evidente acción de abastecimiento ilegal,
                     característica de un agente y no precisamente de un diplomático.

                     En junio de 1994, Mikyska, a su regreso de unas vacaciones,
                     manifestó que los gastos por estancia y atención médica de su
                     esposa en Miami, por motivo de embarazo, fueron sufragados por
                     la Fundación Nacional Cubano-Americana.

                     Para no hacer más larga la tenebrosa historia del Sr. Mikyska,
                     baste decir que en 1996 asistió a la Convención Anual de esa
                     organización como invitado especial. Su desfachatez no tenía
                     límites, mientras se le toleraban y a la vez se observaban
                     cuidadosamente y se tomaba constancia en detalle de todos sus
                     movimientos.

                     Los diplomáticos checos que han sucedido al Sr. Mikyska han
                     mantenido idéntica actitud y vinculación con grupos subversivos en
                     Cuba, con la mafia cubanoamericana en Miami y con la Sección de
                     Intereses de los Estados Unidos en La Habana, sirviendo como
                     enlace entre la Fundación Nacional Cubano-Americana, la Freedom
                     House y los grupos subversivos en nuestro país. De forma
                     comprobada, todos ellos han suministrado a esos grupos dinero en
                     efectivo, computadoras, propaganda subversiva originada en los
                     Estados Unidos e instrucciones a seguir.

                     Han utilizado a la sede diplomática checa en La Habana como
                     cobertura para sus actos ilegales y su status diplomático como
                     ropaje de inmunidad para agredir a la Revolución Cubana.

                     Entre ellos se han destacado Robert Kopecki, Segundo Secretario
                     de Prensa y Cultura; Petr Pribik, Encargado de Negocios a.i.; y Jan
                     Vytopil, Segundo Secretario de Prensa y Cultura. El actual Primer
                     Secretario de la Embajada checa, Petr Kavan, ha mantenido y
                     mantiene aún contactos con integrantes de los minigrupos
                     contrarrevolucionarios en nuestro país.

                     A estas actividades realizadas por diplomáticos checos en La
                     Habana contra Cuba, se añade la infame actuación de dicho
                     gobierno en el plano internacional, haciéndose cómplice y servil
                     partícipe de las más groseras maniobras contra Cuba.

                     La derrota en 1998 de la resolución anticubana presentada por los
                     Estados Unidos en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU
                     llevó a dicho país, en el marco de su campaña para destruir a la
                     Revolución Cubana, a buscar alguien que servilmente se prestase
                     para figurar públicamente como promotor principal de nuevos
                     engendros de ese carácter. Dicho papel fue asignado y aceptado
                     por el Gobierno de la República Checa.

                     Así, durante el período de sesiones de la CDH en 1999, fue la
                     República Checa la que presentó un nuevo proyecto de resolución
                     anticubano, a pesar de que se hizo evidente en las tareas de la
                     Comisión que el Gobierno de los Estados Unidos, principalmente la
                     entonces Secretaria de Estado y "ciudadana honoraria" de la
                     República Checa, Madeleine Albright, fue quien realizó todas las
                     gestiones, los chantajes y las presiones para que dicho texto
                     resultase aprobado.

                     Nuevamente el pasado año se repitió la historia, y la República
                     Checa actuó como principal instrumento de Estados Unidos, a
                     pesar de que era el embajador yanqui quien citaba a otros
                     diplomáticos para presionar, y fueron líderes del Gobierno de los
                     Estados Unidos quienes despertaban a dirigentes de otros países
                     para chantajear y coaccionar hasta en horas de la madrugada, fue
                     la República Checa la que figuró como iniciadora y promotora de la
                     resolución anticubana.

                     Ya desde finales del 2000 y principios del 2001 diplomáticos checos
                     andan rondando el mundo. Hemos sabido, e incluso su prensa lo
                     ha publicado, que ante el temor de un fracaso tratan de reclutar
                     adeptos junto a sus amos yanquis para repetir, una vez más, la
                     sucia maniobra en Ginebra.

                     Fue precisamente a partir del momento en que el Sr. Vaclav Havel
                     toma el poder en la República Checa cuando dicho país se
                     convierte en un dócil instrumento del imperialismo norteamericano
                     en su vendetta contra Cuba.

                     En relación con el arresto de los dos ciudadanos checos enviados
                     a Cuba por la Freedom House, el Sr. Havel ha cometido el error de
                     hacer declaraciones contra nuestro país, dirigidas a ofender y
                     calumniar a un pueblo cuya valentía, heroísmo y apego a la verdad
                     ni siquiera es capaz de imaginar. Algún día el mundo conocerá la
                     verdadera historia de estos "demócratas y defensores de los
                     derechos humanos", si es que algún recuerdo quedara de ellos en
                     la historia.

                     El Gobierno checo olvida que Cuba es un país soberano que no
                     permite que sus leyes sean violadas impunemente y que posee
                     pleno derecho y jurisdicción para procesar y sancionar a aquellos
                     que cometen delitos en el territorio de nuestra República, como es
                     el caso de los Sres. Pilip y Bubenik.

                     Se ha esgrimido el argumento de que el Sr. Pilip es Diputado en el
                     Parlamento de la República Checa, pero el Sr. Pilip viajó a Cuba
                     como turista y no en tal condición. Por tanto, y según el Derecho
                     Internacional, como lo reflejan las Convenciones de Viena sobre
                     Relaciones Diplomáticas y sobre Misiones Especiales, a dicho
                     ciudadano no le corresponde inmunidad alguna, pues no califica ni
                     como agente diplomático ni como miembro de una misión especial
                     para la cual, además, y también según el Derecho Internacional,
                     debía haber tenido el consentimiento del Estado cubano, que no es
                     el caso.

                     Poseemos pruebas irrebatibles de los hechos referidos en este
                     informe sobre la conducta de los funcionarios diplomáticos checos
                     mencionados y de los ciudadanos arrestados Ivan Pilip y Jan
                     Bubenik. Cuando Cuba afirma y denuncia concretamente algo es
                     porque está en condiciones de probarlo ante la opinión pública
                     internacional o ante los tribunales de justicia.

                     Se debe tener claro que ningún país que se respete a sí mismo
                     puede aceptar acciones que menoscaben su soberanía, que violen
                     sus leyes y que atenten contra su seguridad, su integridad y su
                     independencia.

                     El pueblo cubano, que lleva más de cuatro décadas de
                     enfrentamiento al Gobierno de los Estados Unidos, ha sabido
                     ganarse el respeto y la admiración de muchos pueblos del mundo
                     por su lucha, su firmeza, sus principios y su dignidad, y por tanto no
                     permitirá ni injerencias ni presiones de ningún tipo, vengan de
                     donde vengan.

                     ¡Que nadie se haga ilusiones con la idea de que Cuba puede ser
                     intimidada!

                     Todos aquellos que intenten desacreditar o sumarse a las
                     agresiones contra Cuba harían bien en cerciorarse antes de que
                     estamos decididos a defendernos y nos defenderemos como lo
                     hemos hecho, con insuperable valor, durante 42 años frente a la
                     mayor y más agresiva potencia imperialista que ha existido en la
                     historia de la humanidad.

                     A la altura de nuestra actual fortaleza moral y política, no nos
                     pueden animar sentimientos de venganza contra ningún pueblo ni
                     ciudadano alguno del mundo. Por encima de todo rendimos tributo
                     a la verdad y defendemos nuestro honor. Reconózcase con
                     honestidad lo ocurrido y ofrézcasele a nuestro pueblo una excusa.
                     Eso podría más que todas las mentiras y calumnias; más que
                     todas las presiones del mundo; más que la OTAN y todos sus
                     bombarderos y misiles; más que el poder de todos los países ricos
                     y su dinero juntos.

                     Si se intenta buscar alguna solución decorosa al incidente creado,
                     admítase nuestra razón, apélese a nuestra generosidad, mas no se
                     cometa el error de cuestionar nuestra verdad ni poner a prueba
                     nuestra firmeza.

                     Ministerio de Relaciones Exteriores
                     de la República de Cuba
                     Enero 23 del 2001