El Diario/La Prensa
Septiembre 27, 2005

Nueva condena a ex jefe represor de Pinochet

Santiago de Chile/AP El general en retiro Manuel Contreras, quien fuera el máximo jefe de la policía represiva de Augusto Pinochet, fue condenado el martes a siete años de cárcel por el secuestro y desaparición de un gerente de la empresa estatal del cobre en 1974.

Contreras, de 75 años, creó y dirigió la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, acusada de ser responsable de las peores y masivas violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar, 1973-1990.

El juez Jorge Zepeda condenó a Contreras por el secuestro del ingeniero civil David Silberman, quien fue secuestrado en octubre de 1974 desde la cárcel donde cumplía una condena a 13 años de cárcel dictada por un consejo de guerra tras el golpe militar de 1973.

Contreras cumple desde enero una condena a 12 años de prisión por la desaparición del izquierdista Miguel Angel Sandoval, en 1975 y tiene pendiente una apelación a otra pena a 15 años de cárcel por el secuestro calificado de otros opositores al régimen de Pinochet, 1973-1990.

Según la investigación oficial, Silberman, un militante comunista que se desempeñaba como gerente de CobreChuqui --ahora Codelco-- fue secuestrado por agentes del organismo represivo que dirigía Contreras y luego fue visto en un centro clandestino de torturas, desde donde desapareció.

Junto con Contreras fue condenado el teniente coronel retirado Marcelo Moren Brito, a la misma pena de siete años.

En el aspecto civil, Zepeda condenó al Estado a pagar una indemnización de 1.040 millones de pesos, 1,9 millones de dólares, a varios familiares de Silberman.

El juez también pidió la extradición a Estados Unidos del entonces teniente Armando Fernández Larios, a quien responsabiliza de sacar a Silberman de la cárcel. El ex oficial aparece mencionado en numerosos casos de violaciones a los derechos humanos.

Fernández huyó de Chile y está en el programa de protección de testigos de la justicia estadounidense por colaborar en el juicio por el asesinato en Washington del ex canciller chileno Orlando Letelier, en 1976.