La Razon (La Paz)
Sábado, Febrero 28 de 2004

La familia y vecinos pensaron que había explotado una garrafa

TRAGEDIA El hermano de la fiscal intentó sacarla del vehículo.

Una fuerte explosión alertó a los familiares de la fiscal Mónica Von Borries y a los vecinos de la calle Las Maras de Santa Cruz. Ellos pensaron que había explotado una garrafa de gas licuado.

Los primeros en salir, según el informe policial, fueron el hermano y la madre de la abogada, porque sintieron de más cerca la explosión. El hermano verificó que el vehículo de Mónica había explotado a pocos pasos de su vivienda. Intentó sacarla, pero no lo logró. Se quemó los brazos porque el motorizado seguía ardiendo.

Después salió la madre y también trató de acercarse al auto, pero los vecinos que estaban en el lugar le impidieron el paso. A los gritos de los dos familiares se sumó el llanto de algunos vecinos, mientras otros comenzaron a sacar baldes y mangueras para apagar el incendio.

Algunos uniformados llegaron al lugar y de inmediato se comunicaron con el Comando Departamental de la Policía para que envíe a los bomberos y a otros oficiales para intentar controlar la situación.

El cuerpo de la fiscal fue sacado a un costado del vehículo, mientras que la gente que llegó al lugar tardó en apagar el fuego.

Después de unos minutos llegó el padre de Mónica. Al ver el hecho no se acercó al vehículo, que aún estaba en llamas, e ingresó directamente a su vivienda. Algunos vecinos dijeron que él sufrió como un shock emocional y que quedó anonadado. Algunas personas intentaron calmar a la madre de Mónica, pero la desesperación y llanto de la señora era casi incontrolable.